"Hubo un tiempo en que el pensamiento era divino, luego se hizo hombre, y ahora se ha hecho plebe. Un siglo más de lectores y el Espíritu se pudrirá, apestará"

Friedrich Nietzsche

sábado, 20 de julio de 2013

PLEGARIA DEL PARACAIDISTA



[Como he hecho en el Blog del Oso, publico algunos artículos que tenía pendientes y me despido de los lectores hasta Septiembre, cuando retomaré la actividad de este blog. Me parece oportuno como última entrada antes del verano la "plegaria del paracaidista", hermoso y formativo texto en esta época de mediocridad y flojera. Seguramente más de un lector la conocerá y no es un texto inédito en español, pero como en otros casos análogos pienso que vale la pena publicarla aquí. La "plegaria" fue encontrada en un papel, cuidadosamente doblado, en el bolsillo de la guerrera de André Zirnheld, soldado del SAS británico muerto en combate en Abril de 1942 en el desierto libio.] 


Me dirijo a ti, mi Dios, porque sólo tú puedes dar lo que uno lleva dentro.


Dame, Dios mío, lo que te sobra


Dame lo que nadie te pide nunca


No te pido el reposo


Ni la tranquilidad


Ni la del alma, ni la del cuerpo


No te pido la riqueza


Ni el éxito, ni siquiera la salud.


Todo eso te lo piden tanto


Que ya no debes tener más.


Dame, Dios mío, lo que te sobra


 Dame lo que los demás rechazan


Yo quiero la inseguridad y la inquietud


La tormenta y la pelea


Y te pido que me lo des, Dios mío, definitivamente.


Que yo pueda estar seguro de tenerlo siempre.


Porque no siempre tendré coraje


Para pedírtelo


Dame, Dios mío, lo que te sobra


Dame lo que nadie quiere.


Pero dame también el coraje


Y la fuerza y la fe


Porque sólo tú puedes dar lo que uno lleva dentro.

1 comentario:

  1. ¡Que poca fe! ¿Cómo a Dios le ha de faltar o le ha de sobrar nada? ¿Cómo se le puede terminar nada?
    No confundamos el masoquismo con la aceptación.

    ResponderEliminar